El Departamento de Educación elabora un decreto foral que contiene por primera vez un currículo para las enseñanzas de la etapa completa de Educación Infantil

El proyecto de esta etapa educativa con identidad propia de los 0 a los 6 años se ha remitido al portal de transparencia para la presentación de aportaciones

El Departamento de Educación ha elaborado el primer decreto foral de la historia de la planificación educativa de la Comunidad foral en contener un currículo para las enseñanzas de la etapa de Educación Infantil entre los 0 y los 6 años de edad.

El contenido de este decreto foral, sometido a exposición pública en el portal de transparencia del Gobierno y al que se pueden realizar aportaciones, “es un hito educativo”, ya que nunca antes se había regulado con este carácter normativo la ordenación de las enseñanzas mínimas para la etapa completa de la Educación Infantil, definiendo los contenidos, objetivos, fines y principios generales y pedagógicos del conjunto de la etapa, así como las competencias clave cuyo desarrollo deberá iniciarse desde el comienzo mismo de la escolarización. Además, se recogen para cada área las competencias específicas previstas para la etapa, así como los criterios de evaluación y los saberes básicos establecidos para para ciclo.

El decreto foral se alinea con la nueva Ley Orgánica de Educación, LOMLOE, en la exigencia de adaptar el sistema educativo a los retos y desafíos del siglo XXI de acuerdo con los objetivos fijados por la Unión Europea y la UNESCO para la década 2020/2030 y en consonancia con el cumplimiento efectivo de los derechos de la infancia, según lo establecido en la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas, la inclusión educativa y la aplicación de los principios del Diseño Universal de Aprendizaje.

El proyecto de decreto foral establece que los centros educativos públicos, privados y privados concertados deberán incluir en su proyecto educativo una propuesta pedagógica que recoja el carácter educativo de ambos ciclos (0-3 años y 3-6 años) desarrollando y complementando el currículo y adaptándolo a las características personales de cada niño o niña, así como a su realidad socioeducativa.

La Educación Infantil se constituye como una etapa educativa con identidad propia que atiende a niños y niñas desde el nacimiento hasta los seis años ordenada en dos ciclos de tres cursos cada uno, con contenidos educativos en tres áreas: crecimiento en armonía, descubrimiento y explotación del entorno y comunicación y representación de la realidad. Entre los fines de la etapa destacan el desarrollo integral y armónico en todas sus dimensiones, física, emocional, sexual, afectiva, social, cognitiva y artística, además de la potenciación de la autonomía personal y la educación en valores cívicos para la convivencia, entre otros.

Respecto a los principios generales, el decreto foral indica que la Educación Infantil tiene carácter voluntario y su segundo ciclo será gratuito. Asimismo, se señala que el Gobierno y las administraciones educativas trabajarán para la progresiva implantación del primer ciclo mediante una oferta pública suficiente y abogarán por extender su gratuidad priorizando el acceso del alumnado en situación de riesgo de pobreza y exclusión social y la situación de baja tasa de escolarización. Para ello, y al objeto de garantizar los principios de equidad e inclusión, la programación, gestión y desarrollo de este ciclo se tenderá a la compensación de los efectos que las desigualdades de origen cultural, social y económico tienen en el aprendizaje y la evolución infantil.

A la hora de concretar los principios pedagógicos de la etapa, el decreto establece una práctica orientada a generar el placer de aprender, basándose en experiencias de aprendizaje globalizadas y emocionalmente positivas, así como en la experimentación y el juego. Todo ello en un ambiente de afecto y confianza para potenciar la autoestima e integración social y facilitar la transición positiva desde el entorno familiar al escolar.

Gestión emocional y del movimiento, hábitos de control corporal, manifestaciones de la comunicación y lenguaje, pautas de convivencia y relación social, descubrimiento del entorno y de los seres vivos o educación en valores son aspectos destacados de los dos ciclos de Educación Infantil. Asimismo, se incluirán la educación para el consumo responsable y sostenible y la promoción y educación para la salud.

De igual manera, y sin que resulte exigible para afrontar la educación Primaria, se podrá favorecer una primera aproximación a la lectura y la escritura, así como experiencias de iniciación temprana en habilidades numéricas básicas, en las tecnologías de la información y comunicación y en la expresión visual y musical. Desde el primer ciclo, según se determine reglamentariamente por el Departamento de Educación, se podrá realizar una primera aproximación a la lengua extranjera.

Objetivos y competencias

Como objetivos concretos de la etapa se citan, entre otros, el descubrimiento y conocimiento de su propio cuerpo y el del resto de sus compañeros y compañeras y aprender a respetar las diferencias, explorar su entorno familiar, natural y social, reconociendo en él algunas características propias de Navarra, así como la adquisición de pautas elementales de convivencia y relación social y resolución pacífica de conflictos.

Respecto a las áreas de la etapa referidas anteriormente, el decreto foral indica que los centros educativos, conforme a lo que se determine reglamentariamente por el Departamento de Educación, deberán dedicar un tiempo del horario escolar a desarrollar parte del currículo en euskera, en el caso de modelo lingüístico A, y en castellano, en el caso del modelo lingüístico D.  Asimismo, los centros educativos podrán dedicar un tiempo del horario escolar a desarrollar parte del currículo en lengua extranjera.

Las competencias clave comunes de toda la etapa establecidas en el proyecto de decreto foral son la competencia en comunicación lingüística, competencia plurilingüe, competencia matemática y en ciencia, tecnología e ingeniería, competencia digital, competencia personal, social y de aprender a aprender, competencia ciudadana, competencia emprendedora y competencia en conciencia y expresión culturales.

En una fase tan temprana del aprendizaje la evaluación se aborda como “global, continua y formativa” y se pone especial énfasis en la atención individualizada y a la diversidad del alumnado estableciendo que los centros educativos, de conformidad con lo regulado por el Departamento de Educación, establecerán los procedimientos que permitan la detección temprana de las dificultades que puedan darse en los procesos de enseñanza y aprendizaje y la prevención de las mismas a través de planes y programas que faciliten una intervención precoz.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s